Breve y en lunes

Hemos seleccionado para este lunes de finales de febrero un Cuento Sufí, con un interesante trasfondo metafórico, reflexivo.

Los ciegos y la cuestión del elefante

Más allá de Ghor había una ciudad en la que todos sus habitantes eran ciegos.

Cierto rey llegó un día a las proximidades de la ciudad con su cortejo y su ejército y acampó en el desierto. Tenía un poderoso elefante, que usaba para atacer e incrementar el temor de la gente.

La población estaba ansiosa por conocer al elefante y algunos ciegos se precipitaron a su encuentro. Como no conocían su forma y aspecto, tantearon para reunir información, palpando alguna parte de su cuerpo. Cada uno pensó que sabía algo, según la parte que alcanzó a tocar del enorme animal.

Cuando volvieron, sus conciudadanos, impacientes, se apiñaron a su alrededor. Estaban ansiosos por saber la verdad en boca de aquellos que se hallaban errados. Les preguntaron por la forma y el aspecto del elefante, y escucharon cuanto les dijeron.

El hombre que había tocado la oreja dijo:

  • Es una cosa grande, rugosa, ancha y gruesa, como un felpudo.

El que había palpado la trompa dijo:

  • Yo conozco los hechos reales, es como un tubo hueco, horrible y destructivo.

El que había tocado sus patas dijo:

  • Es pnderoso y firme, como un pilar.

Cada uno había palpado una sola parte, y todos lo habías percibido erróneamente. Ninguno conocía la totalidad, el conocimiento no es compañero de los ciegos. Todos imaginaron algo, pero algo equivocado.

El ser humano no está informado acerda de la divinidad.

No existe “camino” mediante el intelecto ordinario.

Aquellos dotados de razón comprenderán. Aquellos con poca razón, pueden adquirirla mediante este relato.

Recogido en El libro de los cuentos del mundo. Historias y leyendas mágicas que se cuentan todas las noches en los cinco continentes. Recopilación de Guillermo López. Integral-RBA Libros. 2000

Como muchos de los cuentos de tradición oral, lo podemos encontrar en versiones que plantean elementos distintos, manteniendo la esencia. La Editorial Ekaré tiene en su catálogo “esta fábula oriental” que publicaron con el título de Siete ratones ciegos, ilustrado por Ed Young.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *